PSICOTERAPEUTAS ONLINE

Te ayudamos a solucionar tus problemas. Servicio de psicología online y telefónico.


TIMIDUS

Te ayudamos a conectar con gente introdivertida. Amistad y relaciones sociales.

Vídeos

Loading...

24 abril 2007

Claustrofobia y agorafobia

El diccionario dice que una fobia es un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas. Pero más allá de los textos, existen las personas que la sufren hasta el punto de impedir el desarrollo normal de sus vidas.
El catálogo de fobias incluye, entre otras, la agorafobia (temor a los espacios abiertos) y la claustrofobia (temor a los espacios cerrados). Miedos opuestos que tienen el común denominador de llegar a paralizar por uno u otro motivo a quienes la padecen.
Para el psicólogo y vicepresidente de la Fundación Fobia Club, Gustavo Bustamante, estás dos fobias son como estar de un lado o del otro de la puerta: “Alejarse de la casa y quedarse en ella. Dos miedos irracionales basados en situaciones irreales”.
Mareos, falta de aire y palpitaciones son algunos de los síntomas que experimentan las personas que poseen miedo a los lugares cerrados (claustrofobia) apenas saben que van a incurrir en un habitáculo de dimensiones reducidas o sin ventanas. Es que los claustrofóbicos, así explica Bustamante, “anticipan constantemente la situación y eso les genera ansiedad”. Sin embargo, el miedo no proviene específicamente del tamaño del lugar, sino de las posibles consecuencias negativas que pueden surgir de ello. “Piensan que se van a quedar sin aire y que se van a asfixiar o quedar encerrados y que nadie los va a auxiliar”, explica.
“Estaba con una compañera del trabajo y tomamos el ascensor de todos los días cuando de repente se paró en la mitad. El edificio era de sólo dos pisos. Empecé a gritar y a golpear todo. Sentía que no podía respirar y que nadie nunca me iba a escuchar para poder sacarme. Siempre tuve ¨algo¨ con los ascensores y siempre preferí las escaleras. Pero no pensé que iba a desatar en una fobia”, cuenta Liliana, una afectada. Es por esto que evitan entrar a habitaciones sin ventanas, pasar por un túnel, subir a un ascensor y hasta meter la cabeza abajo del agua. En tanto, la Agorafobia genera síntomas similares a la claustrofobia: palpitaciones, mareos y temor a descomponerse. Y los que lo padecen evitan situaciones tan cotidianas como ir a comprar, al trabajo o simplemente salir de la casa. Su origen, así lo explica el psicólogo, es multicausal pero “en general siempre hay una situación traumática que funciona a modo de disparador".
El caso de Alicia Labriola es un claro exponente. Hace 20 años se mudó a la casa en la que todavía vive y sostiene que todo empezó en ese momento porque la casa “nunca me gustó. Y si pudiera me iría ya mismo. Todavía no me acostumbro”. “Iba con uno de mis hijos y de repente me agarró un temor muy fuerte. Yo me desesperé porque no sabía que iba a pasar con el nene si yo me descomponía. Me lo tragué hasta que llegué a la casa pero después de ese episodio estuve mucho tiempo sin salir. Cuando lo intentaba llegaba a la puerta y me daba vueltas todo. Hasta que después de muchos médicos uno me dijo que era fóbica”, confiesa Alicia.
Las fobias tienen cura pero muchas veces hay que permanecer en tratamiento: “En 12 semanas la persona ya está mucho mejor. Se trata de avanzar poco a poco y con tiempo. Sin embargo, hay quienes tienen que sostener el tratamiento debido a que presentan un cuadro crónico que les puede causar recaídas”. Alicia es uno de esos casos que deben seguir peleando ya que pese a haber mejorado su situación con los tratamientos reincidió en la fobia que la aquejaba: “Creo que tuvo que ver con que me quebré la pierna y tuve que quedarme en cama mucho tiempo y el día que me sacaban el yeso no pude salir. Respiré lento, pensé en otra cosa, hice todo lo que me habían enseñado pero no pude. Así que volví al tratamiento. Hoy salgo, pero me cuesta”.
Un método para hacerle frente a esa problemática es el cognitivo-conductual: “Primero hay que corregir las ideas que tiene la persona respecto al tema. Y por otro lado, está lo comportamental. Es decir, cambiar y modificar las actitudes frente a las situaciones de miedo”. Para lograr esto último las personas fóbicas deben enfrentarse cara a cara con sus temores hasta lograr controlarlos. Para el claustrofobico esto puede significar en primera instancia caminar hasta la esquina. Luego tomar un autobús y así progresivamente en pequeñas dosis que pueda resistir. Esto es lo que los especialistas llaman exposición.

13 comentarios:

Aleix dijo...

La agorafobia, que por cierto padezco. No es el temor a los espacios abiertos. Es literalmente el temor a cualquier lugar o situación en la que la persona afectada se sienta desprotegida entre la multitud o a solas y del que le sea imposible huir inmediatamente a un lugar considerado por ella misma como "seguro" y/o recibir ayuda.

casopendiente dijo...

Yo estuve dos años sin salir de casa.Luego sali otro año y poco más; y ahora estoy encerrada. Llevo unos meses, desde junio del año pasado. En estos meses he salido dias muy puntuales para hacer alguna gestión adva o hacer algun examen.Intento salir pero no siempre lo consigo. Yo no tengo muchos síntomas externos, pero si siento una sensación de ansiedad grande, un malestar intenso. Esto ha afectado a como me relaciono con los demás y también a como percibo el mundo. Solo me relaciono con mi familia con la que vivo y con el ordenador. Tengo sensacion de irrealidad al relacionarme mas con el ordenador que otra cosa.Cuando salgo lo hago en la ciudad porque mi funcionamiento en lugares pequeños es nulo, me agobio, siento mucha más ansiedad. El trayecto que me separa de mi casa al autobus he de hacerlo en coche y tengo mucha ansiedad hasta que salgo de la zona. Luego siento menos pero no estoy bien, aunque mi funcionamiento es mayor en la ciudad. Esto me ha generado graves problemas con el tema laboral, pues al no conocerme nadie en la ciudad es muy complicado trabajar.¿que os parece? Agradecería cualquier aportación.

Anónimo dijo...

bueno, el caso es que he probado a estar en otras poblaciones pequeñas y el grado de ansiedad es muy alto. Mi funcionamiento social casi nulo y en esas otras poblaciones no me conoce nadie. Aun asi se reproduce. Mi funcionamiento aumenta en la ciudad, solo ahi, no es normal siempre; pero casi.Una vez lei a un chico en un foro, era de argentina y relataba un caso parecido. Hasta ese momento yo pense que mi caso era único en el mundo. No solo es la ansiedad sino el nivel de funcionamiento social. Yo siempre he sido extrovertida y me gusta la gente. Hace unos diez años que convivo con este problema. No creo que tenga solución.¿le pasa a más gente?No es agorafobia, no es...¿qué es? si alguien sabe, y si alguien le pasa...seria estupendo saber algo más..sobre lo que me ocurre.

cas_pendiente dijo...

anonimo soy yo de nuevo, se ve que no se puede repetir el nick, se publico asi. en definitiva, busco alguna pista. solo veo casos de agorafobia, claustrofobia y eso no es exactamente lo que yo tengo.por eso me gustaria saber si hay mas casos, si es algo que se haya constratado. no sé o si alguien que lee esta página le paso.

Anónimo dijo...

Yo también tengo miedo de salir aunque mi miedo es diferente. Tengo miedo de socializar porque me diagnosticaron una depresión terrible hace algún tiempo, demencia temporal debida a estres post traumatico. El caso es que siento como si mi situación fuera conocida por todo el mundo. Le he contado a mis padres y aunque trato de llevar una vida normal, siento que todo el mundo me conoce y sabe lo que me sucede. Ya no puedo llevar una vida normal, tampoco puedo salir de mi casa..no sé a quién acudir.

MARIA dijo...

hola soy nueva en este blog,pero soy agorafobica,desde hace 15 años pero gracias a dios ya me queda muy poquito,casi la colita como digo yo,porque gracias a una sicologa que me dio pautas y me ayudo muchisimo.Tambien llevo tratamiento,y pienso que sin eso no vivo,ya salgo,voy a comprar sola me quedaba quedarme sola en casa,pero hace poco menos de un mes lo logre,ya no siento ese terror,que sentia,pero claro intento cambiar el pensamiento,y sobre todo buscar solucion,y asi no me da el panico,pero me ha costado muchisimo salir de esto,y sobre todo sufrimiento tanto para nosotros los agorafobicos como para los familiares,yo apoyo a quien lo decee,aqui dejo mi correo para quien quiera escribirme y ayudar.Lo dicho quien lo decee ya sabe me escriben y compartimos opiniones,y sobre todo animos.Mi correo es yogur_33@hotmail.com.SALUDOS A TODOS Y MUCHOS ANIMOS QUE DE ESTO SE SALE.

Anónimo dijo...

He visto en una página de Internet ansiedad.net que la agorafobia es siempre miedo al futuro, mientras que la depresión son culpas del pasado. ¿Es asi?

Alez dijo...

Hola,
Encontre un buen artículo sobre el TOC, que está siendo muy comentado en internet.
Te invito a leerlo en:
http://www.ecosdelocura.com/historias

PepeLePew dijo...

Sin duda alguna la información que está aquí es muy precisa, sin embargo la agorafobia puede abarcar más sensaciones y miedos, si deseas saber cómo superar este trastorno, puedes encontrar más información en la página cuentosyunoqueotrolapsus.blogspot.com en donde he publicado un ebook llamado "Enfrentando la Agorafobia", con él trato de explicar, como ex paciente, más o menos cómo son las sensaciones y doy, además, consejos para que me sirvieron a mí y a algunos amigos agorafóbicos que conocí.

Domando el miedo dijo...

Olé Aleix!!!!. Eso es!!!. Buenísima aclaración. :)

Anónimo dijo...

Se muestra por un miedo aparentemente irrazonable y desproporcionado que el sujeto experimenta ante ciertos objetos y situaciones. El miedo se desencadena generalmente ante el mismo estímulo específico que lo provoca pese a los esfuerzos del enfermo para vencerlo, pues comprende que su miedo es absurdo y desproporcionado y a menudo poco tiene que ver con un peligro real.
El fóbico tiene miedo a un determinado estímulo que le provoca angustia, pero este estímulo, este objeto es sólo una causa aparente, en realidad, no es más que el sustituto de un conflicto que está reprimido en el inconsciente y por lo tanto olvidado.
La fobia tiene pues un sentido manifiesto, evidente, y otro interno que es el desconocido y que es el que le interesa al psicoanalista para poder efectuar la cura.
La reacción ante el objeto fobígeno es como hemos dicho antes desproporcionada en relación con su causa aparente. Por ejemplo, el miedo a las palomas o a los pollos sería un miedo absurdo sino fuera porque tiene una significado en el inconsciente y éste significado está relacionado con un conflicto emocional a descifrar por el psicoanalista.
Los contenidos de las fobias son variadísimos: Agorafobia, miedo a los espacios abiertos; Claustrofobia, miedo a los espacios cerrados; Vértigos, fobias a las alturas o a andar por la calle; fobias a las multitudes, a los animales, etc.
La sensación cuando el sujeto se acerca al objeto fobígeno es de desazón, inquietud, temor, palpitaciones, sudores, ahogos, etc., en una palabra: Angustia. Así pues detrás de la fobia está la angustia, por lo tanto para no angustiarse, el enfermo fóbico evita las situaciones que le provoca dicha angustia, con lo cual la vida va quedando cada vez más limitada y a veces se puede transformar en insoportable y en una verdadera encerrona.
El enfermo fóbico tiene tras la fobia un trauma afectivo inconsciente generalmente reprimido por lo tanto olvidado.
Al ser irreconocibles e inexplicables por el sujeto los conflictos interiores que generalmente están originados en la infancia, trata de atribuir su origen a un objeto externo y se dedica a evitarlo, con lo cual evita la angustia, pero el conflicto inconsciente sigue sin resolverse.
La terapia analítica o psicoanálisis no trata sólo de superar la fobia sino de averiguar su significado inconsciente y cuales son los conflictos interiores que impiden al enfermo moverse libremente por la vida.

mandys dijo...

hola a todos...noc si soy agorafobica,pero la verdad es q aveces experimento miedos repentinos que no se porq los tengo de repent.....aveces cuando salgo a la calle y voy caminando siento q todos me miran y me repáran,emtonces trato de evitar miarlos y me empiezo a sentir incomoda,porq pienso q tengo o q hay en mi mal q hace q me reparen tanto,me gusta salir pero me siento mas segura si voy acompañada,una vez en el trabajo...experimente un miedo tan horrible q queria salir corriendo,yo trabajaba en un supermercado de cajera y empece a sudar,la cara la sentia temblorosa cuando la gente me miraba fijament,las manos me temblaban y sentia q no podia controlarme....pero la verdad ya no quise seguir trabajando en eso por temor a q me volviera a suceder lo mismo!!!!!!!!he investigado mucho pero no se q clase de miedos o fobias tengo,porfa si hay alguien que tenga un caso parecido porfavor ayudenme;)

Anónimo dijo...

Tengo lo mismo que algunos comentarios que eh leido es mas mi miedo a salir sola, cuando salgo acompañada no me da esa incomodidad o miedo o por lo menos es en muy bajo grado, lo peor o mejor nose es que entiendo que es un miedo absurdo, se y me eh entendido razonado que la gente es gente y no me va a comer y son seres humanos iguales a mi y no pasa nada, tambien caminando en la calle ya no me molestan las miradas y eso ya simplemente no le doy importancia si miran o no miran, me acuerdo que antes me generaban una ansiedad las miradas en las calles pero ahora ya no tanto, tambien trato de siempre ir "segura" voy muy basica por eso de los robos consulto bien las calles por eso de que me "pierda" cosa que tambien me generaba a mayor escala en angustia antes, ahora ya no tanto, pero por mas que razone y entienda lo absurdo y por mas segura que trate de hacer mi salida de casa, siempre esta ese miedo incomodidad espantosa que hace que no salga de la casa, a menos que sea casi obligatorio salir no salgo, me pongo escusas trato de que el dia se vaya como se diria me saboteo yo misma, luego en la noche viene el arrepentimiendo de no haber aprovechado el dia y haber salido.